Pº Alcobendas, 10 C.C. El Bulevard, s/n - La Moraleja 28109 Alcobendas - Madrid

Dental Attitude. Filosofía de trabajo

Qué es Dental Atttitude?


Es una filosofía de trabajo que preconiza el trabajo de calidad que no está sujeto a rentabilidad. Es una actitud que defiende al acto médico que se aleja de la comercialización. “…del yo te soluciono esto de forma rápida y barata y además te regalo un chalé en Benidorm…” Supone tratar un paciente con problemas dentales de modo responsable, donde el objetivo sea la atención y el cuidado del paciente proporcionándole una solución personalizada y de calidad a su problema. Desde luego no es una subasta  a ver quien da más por menos.


 Siempre pensé cuando estudiaba medicina, que el tratamiento y la relación con un paciente era algo muy personal. Hoy en día sigo pensando exactamente lo mismo. No puedo imaginar que dos empastes sean iguales, ni emplees el mismo tiempo, ni te cueste el mismo esfuerzo. Y todo porque debajo de esa boca hay una persona con su vida, sus penas y alegrías. Que es distinta de las otras.


 Pero atractivo caballero es don Dinero, y al albor de estos años donde lo importante era hacer dinero a costa de lo que fuera, aparecen los consultores de clínicas dentales para optimizar la rentabilidad, personas venidas de los institutos de empresa. Y de pronto el acto médico se convierte en un producto de compraventa como si de zapatos se tratara.


 Al hilo de esta corriente han sido muchos los inversores y compañias de seguros que han creado cadenas de clínicas odontológicas con el objetivo de obtener pingües beneficios. Ahora bien, ¿Puede tratarse la atención dental como un producto de transacción al igual que una camisa  o un coche?


¿ Dónde queda el acto médico?


 El tratamiento sanitario dental necesita unos mínimos para su realización, si queremos lograr un trabajo de calidad. Exige unos conocimientos, una habilidad, y una entrega que no están al alcance de todos. Cada tratamiento requiere un diagnóstico individualizado, un tiempo de realización, y unos materiales que nada tiene que ver con las cadenas de producción de los productos manufacturados.


 Sin embargo las cadenas de clínicas odontológicas se empeñan en industrializar la odontología, para generar beneficios a costa de disminuir tiempo de atención, bajar la calidad de los materiales y laboratorios, obligando a los profesionales a realizar los tratamientos en tiempo record y remunerándoles por debajo de su valía.De ahí que la gran mayoría de los dentistas empleados sean juniors en edad de ganar experiencia y sin otra alternativa. Como dicen mis alumnos: “ al menos me sirve para hacer manos”. No digo que todos los tratamientos sean una estafa, pero pretender duros por pesetas es algo que está fuera de la realidad.


 Dental Attitude es una filosofía de trabajo que pretende devolver al acto médico el valor que tiene. ¿Alguien se puede imaginar al profesional de la salud, tomar una decisión clínica en base a la facturación? “…Voy a hacer esto, porque es más barato aunque no sea lo más adecuado, y como paga poco puedo sacar algo de beneficio….?” O “….voy a usar este material de mala calidad porque es más barato… no me importa lo que pase en un futuro….”

Ese es el problema de industrializar el acto médico, dejamos de pensar en el paciente para pensar en la rentabilidad.


Se prostituye el acto médico.


Dental Attitude se opone frontalmente a esa prostitución. Considera que la atención médica está sujeta a una atención personal, escuchar al paciente, entender su problema, y con la ayuda de conocimientos actuales y contrastados, realizar inicialmente una planificación acorde con las necesidades y condiciones de ese paciente, para seguidamente llevar a cabo un tratamiento que resuelva su motivo de consulta.


 Dónde quedan los honorarios? El valor de los actos médicos  se calculan en base a una media de coste, tiempo, esfuerzo, conocimiento o habilidades requeridas, pues todos estos parámetros son diferentes con cada paciente. De modo que habrá veces que tratamientos realizados no sean rentables desde un punto de vista comercial pero sí desde un punto de vista personal.


Con esto no quiero decir que los verdaderos profesionales de la medicina sean hermanitas de la caridad, en absoluto, también son humanos ,y tienen sus necesidades, virtudes y flaquezas.


Pero sí creo que ésta es una profesión sanitaria donde el acento debe descansar en el trato al paciente, y el trabajo honrado, responsable y de calidad.